Compring, compring…

Blog, Fotógrafos, Material, Reflexiones

No se si recuerdas que hace unos días hablábamos sobre Oporto y de lo satisfecho que estaba de haber traído fotos tan significantes para mi, a pesar del material y del aparente poco esfuerzo. Y de esto precisamente quiero hablar hoy contigo, del material.

A priori es algo que no debería ser más que una anécdota al margen del proceso fotográfico, cómo que las fotos de esta entrada estén hechas con un móvil. Te puedes imaginar las fotos de Robert Doisneau con los datos exif en el pie de foto, o mejor aún una foto de su cámara en la portada de sus libros. ¿Qué raro sería verdad? Esta claro que el resultado siempre dependerá del material, incluso habrá determinadas fotos que no puedes hacer sin una u otra cosa. Pero sólo dependerá el resultado estético, no el contenido, el significado o el sentimiento, eso está ahí esperando que tú lo cojas. Ninguna full-frame ni mirrorless te lo va a acercar. Sólo los libros, una película o estar enamorado te va a traer las fotos que quieres.

En el viaje que Doisneau realizó a Estados Unidos  en noviembre de 1960 escribía a su amigo Maurice Baquet como sigue:

Querido Maurice:

Miércoles, Palm Springs, Hotel Riviera.

Empiezo a saber lo que son los colores suaves, aunque pensaba que ya los había descubierto en el coche de Ray Sugar y en los escaparates de los peluqueros de barrio.

En Palm Springs resultan encantadores, sobre todo por la noche –fachadas de color verdín, tejados anaranjados y palmeras de tono lila–. Hay más combinaciones, infinitas, y todas son preciosas. Además, aquí todo el mundo está alegre.

Me siento de otra época, como un sillón Luis XV en un aeródromo o un violoncelo delante de un edificio de Life (…).

De momento empiezo a descubrir a los millonarios, y hay muchos. Cuento con un pequeño coche eléctrico, blanco, para pasearme por los «green» y mañana utlizaré un helicóptero para hacerme una idea global del lugar.

Imagina esta conversación y ahora piensa en cualquier foro o análisis de material. Es más te invito a que veas sus fotos a todo color de Palm Spring y pienses en si la cámara tenia filtro antialaising o IBIS. Absolutamente ridículo.

img_20161016_210756

Jávea, 2016

Muchas veces pierdo el tiempo literalmente en leer o re-investigar sobre la última o penúltima cámara, es una debilidad o mejor dicho un vicio. Si cada minuto dedicado a esto lo hubiese sido a leer un libro hoy estaría en otro lugar, fotográficamente hablando, estaría más cerca de LA FOTO que con ninguna super cámara del mercado.

Por qué convertir algo que es pura pasión y que te sale de dentro, en una afición coleccionadora de objetos. Tus palabras apostilladas en un foro por una larga enumeración de focales en las que no falta “casi ningún rango”. Colectivos fotográficos asociados por marcas en lugar de por intereses, vaya cosa más rara. Leer infinitas reviews con fotos anárquicamente feas, malas con ganas, desprovistas de su corazón y que solo nos dicen como es de nítido un objetivo “wide-open“. ¿Por qué hacernos esto?

He pasado por todos los estadios desde el fotógrafo amateur al aficionado avanzado, me han vendido desde los aros para macro hasta el super-zoom estabilizado f2.8. Me niego, ni una más. Pero como te frenas, como sales de esto y empiezas de verás a trabajar para ser mejor fotógrafo, para convertir la fotografía en algo significante en tu vida.

 

lrm_export_20161010_234052

Madrid, 2016

Para mi el punto de inflexión fue el día que empecé a estudiar fotografía, pero no en una escuela cualquiera con un profesor cualquiera. La premisa fue desde el principio nada de preguntas sobre la cámara, eso esta en las instrucciones. La primera clase no fue sobre el modo manual, ni nada parecido. La primera clase fue elegir un libro de fotografía de entre muchos y pensar por que te había gustado. A partir de ahí, todo cambió.

La fotografía nunca más volvió a tratar sobre isos o focales, desde entonces versa sobre personas y situaciones. Sobre sentimientos, colores y luces. Se acabaron los foros y comenzaron los amigos, se acabó el compring, compring… y comenzó el viajar.

lrm_export_20161007_234004

Jalón, 2016

Un saludo.

 

Por cierto este fue el libro que elegí: China Wester, Carlos Spottorno

 

 

 

 

3 comentarios en “Compring, compring…

  1. Buena referencia a Doisneau, estuve viendo una exposición de él recientemente (en la que se incluía la serie de Palm Springs) y me encantó.

    Respecto a tu contenido…chapó. Es algo difícil de explicar a un fotógrafo novel, pero estoy al 100% de acuerdo, en que la mejor inversión para aprender y mejorar en la fotografía es en libros, y no en cámaras. Libros como “Los Americanos” de Robert Frank te hacen darte cuenta de que las buenas fotos no siempre son técnicamente perfectas, pero llegan al espectador porque tienen alma.

    Me voy a echar un ojo a el libro que recomiendas, ya tengo entretenimiento semanal. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Fíjate que en Los Americanos lo más difícil fue la edición según su autor. Más que hacer las propias fotos, seleccionarlas y ponerlas a trabajar como narración. Este es básico, lo he leído, pero no lo tengo. Ya tengo otro más en “pendientes”
      La exposición me imagino que sería la de canal, fui a Madrid para visitarla y en el caso de Doisneau me gusto más este trabajo en América que muchas de sus fotos icónicas en blanco y negro.
      Paradójicamente la exposición empezaba con una de sus cámaras Rollei en una vitrina.
      Me alegro que te haya gustado la entrada.
      Un abrazo!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s