“The Neon Demon”

Blog, Inspiración

En el cine siempre encuentro algo que rascar para la fotografía, al fin y al cabo, son parientes cercanos y comparten: estética, luz, color, abstracción y cómo no, emoción.

Esta película del director Nicolas Winding Refn  (anteriormente me ha regalado algunos de los mejores momentazos visuales en “Drive“) es sin duda una historia de crueldad y frivolidad. Con una estética muy particular y algunos diálogos demoledores. El modisto principal afirma que solo en lo natural esta la belleza, lo artificial siempre tiene algo torcido que hace que “no este mal” pero que no le permite ser profundamente bello. Y qué buscamos precisamente en la fotografía: la emoción que nos produce la belleza de lo normal.
Eso es la foto de calle, lo corriente, lo no artificioso, fragmentos de normalidad natural que extraemos en un único instante. El color, el momento, la pose, la expresividad, la textura, la atmosfera: son imposibles de reproducir, siempre se vería el cartón, la trampa. Nada tiene más imaginación que la propia realidad.

Eso es calle.

 

pentaxME169

 

*The Neon Demon